Entrevista emprendedor: John Suarez y Alejandra Bahamondes
Vocación, dedicación y cariño

John Suarez y Alejandra Bahamondes

El ambiente que se respira en el Mesón el Burladero es acogedor y familiar. En el restaurante se aprecia la tradición, y a su vez, un renovado gusto a la hora de seleccionar los mejores productos con los que sus propietarios confeccionan la elaborada carta. John Suarez y Alejandra Bahamondes suman años aprendiendo el oficio hostelero y por fin, hacen realidad su sueño: regentan su propio negocio en San Sebastián de los Reyes.

Cada día sorprenden a los clientes con apetecibles desayunos, aperitivos originales, platos variados con carnes a la parrilla, su popular guiso de caracoles, un arroz meloso o los postres caseros. Sin duda, el mejor modo de tentar al paladar. Sansepasión visita el mesón, para descubrir sus  secretos gastronómicos mejor guardados. 

¿Qué os sedujo de este tradicional asador? ¿De quién fue la idea de tomar las riendas de la antigua Rueda?

Alejandra: La idea fue de John. Me llamó un día y me dijo que alquilaban la antigua “Rueda.” Me pidió que fuera a verlo, y al llegar, sentí la calidez del lugar. Cuando vi el salón en la planta superior, me deje llevar por los colores tierra, tan tradicionales. Me pareció acogedor. Se siente algo parecido al conocer a alguien por primera vez y percibirlo cercano. Hubo “feeling.”

Habéis incorporado una nueva apuesta gastronómica a vuestra carta, ¿cuál es vuestra especialidad?

Alejandra: Nuestra especialidad es la carne a la brasa. Sobre todo el conejo, aunque ahora estamos incorporando platos de Chile, nuestro país de origen. Estamos dando a conocer a nuestros clientes productos típicos como las empanadas, el pastel de choclo (lo que aquí llamáis mazorca), o el pescado a la chilena. Esta reciente incorporación  en nuestra carta, está teniendo muy buena aceptación. Tuvimos la idea, y casualmente, vino una persona de la embajada de Chile. Servimos una cena de degustación para 31 comensales y quedaron muy contentos. Ha sido un acierto.

Cuando se apuesta por un local que ya contaba con su clientela, siempre se corre un riesgo. Como empresarios, ¿es también un riesgo, competir con otros negocios que llevan toda la vida en el corazón de San Sebastián de los Reyes?

Alejandra: Más que un riesgo, yo diría que el proceso conlleva lentitud. En hostelería hay gente para todos los gustos. La base no es competir. A nosotros nos gusta hacer las cosas bien, sin bajar el listón. Si das calidad, el tiempo te da la razón. Yo no me preocupo de lo que ofrecen los demás. Nos centramos en lo nuestro, dando buen servicio, manteniendo el mejor precio y ofreciendo calidad. Si te basas en competir, pierdes el horizonte. Se compite con uno mismo, subsanando errores y mejorando cada día. Con todo eso, el negocio te tiene que gustar. De lo contrario es difícil de sobrellevar. Aunque al final, el cliente es el que decide.

El mundo de la gastronomía está en auge, ¿cuál es vuestra mayor satisfacción desde la apertura del Mesón?

Alejandra: Si os soy sincera, desde que empezamos en Octubre, el mes más animado fue Diciembre. Pero como satisfacción personal, lo que más nos ha llenado, ha sido la cena que ofrecimos al personal de la embajada de Chile. Me sentí realizada. La comida fue excelente, el servicio muy acorde y los clientes se fueron satisfechos. Un día muy completo.

Como emprendedores que sois, habéis arriesgado. ¿Sois conscientes de ello? ¿Qué os inspira a la hora de mantener la ilusión en el negocio?

Alejandra: Claro que somos conscientes, hemos arriesgado todo, pero la ilusión está en el cumplimiento de un sueño de muchos años. Nuestro fin siempre fue tener un negocio propio. Eso es una inyección de fuerza para seguir adelante. Amanezco siempre pensando en todo lo que tenemos que hacer. Cuando tienes un negocio no paras, la cabeza siempre está funcionando. Ser empresario te absorbe mucho. Después de la jornada laboral, nos queda poco tiempo. Toda nuestra atención está enfocada en el Mesón el Burladero. Es un camino de esfuerzo, hasta que las cosas empiezan a ser como uno quiere. Por suerte, John y yo, hablamos mucho y todas las decisiones se toman a la par. Es importante una buena comunicación, sobre todo al compartir tantas horas. Damos mucha importancia a la organización y con la ayuda de nuestras hijas, que son muy responsables, podemos estar tranquilos. Ellas nos dan mucha confianza. Eso es vital.

Con la entrada de la estación más cálida del año, ¿tenéis pensada alguna nueva incorporación en la carta?

John: Sí, tenemos pensado modificar la carta de cara al verano, pensando también en las fiestas populares de Sanse. Nuestra carta es dinámica, estamos probando recetas nuevas, dando a conocer sabores, especializándonos en las carnes a la brasa, siempre apoyados por nuestra parrilla que es la verdadera estrella del Mesón. Somos conscientes de lo mucho que gustan los aperitivos en la terraza y vamos variando, ofreciendo pinchos innovadores. Estamos valorando muchas ideas, estudiando el mejor modo de presentar los productos y, por supuesto, ofreciendo siempre la mejor calidad.

Estáis demostrando ser creativos e innovadores en la cocina. En poco tiempo, ya son asiduos muchos clientes. Como bien dices, vuestra terraza es un importante reclamo, para disfrutar el buen tiempo. ¿Cuál es el aperitivo que está teniendo más éxito?

John: El aperitivo que nos diferencia, son nuestras tapas con carne a la brasa. En el Mesón el Burladero, la parrilla es la protagonista. Al estar ubicados en el corazón de Sanse, hay mucha tradición y nos gusta mantenerla. Por suerte, nosotros venimos de un país, en el que la gente es similar a los españoles, en carácter y gustos. La nostalgia nos sugiere, ofrecer a nuestros clientes, platos Chilenos, y están teniendo muy buena aceptación. En eso, si estamos innovando.

Nos gustaría saber la opinión que os merece la labor de nuestro directorio comercial. ¿Qué opináis del trabajo que desempeña Sansepasión?

John: Es una buena función, dar a conocer a los empresarios y ofrecer un servicio completo de publicidad y coordinación. Son importantes, tanto la colaboración como el apoyo, ante las dudas que puedan surgirnos.

A día de hoy, ¿cuál es el mayor reto con el que tenéis que lidiar?

Alejandra: Ahora mismo nuestro mayor reto, lo tenemos con la búsqueda de personal. Cuesta formar equipo y afianzarse en ese sentido. Lo estamos llevando con paciencia y esperamos solucionarlo pronto, encontrando a profesionales del mundo de la hostelería que compartan nuestra filosofía de trabajo.

John: Un reto también importante es el tema publicitario. Al adquirir el restaurante, cambiamos el nombre del local y hay que dar tiempo para que la gente nos conozca. Por nuestra parte, somos responsables y ponemos cariño, eso siempre ayuda.

¿Cómo nos despedimos?

John: Por mi parte, agradecer a las personas que hemos conocido en España: jefes, amigos, conocidos y clientes, todos muy cálidos. Nunca hemos tenido problemas, nos sentimos como en casa.

Alejandra: Coincido con John, agradezco a los jefes y amigos que nos han ayudado, sobre todo en los malos momentos. Han sido y son, un gran apoyo. Los dos agradecemos la comprensión de nuestras hijas. Son muy responsables y cooperan. Con ellas nos sentimos afortunados, nos entienden y saben que el negocio, ahora requiere mucho esfuerzo.

Autor


editor
Compartir