Ana Carrasco y Francisco Mingo | Sansepasión
Al Bar Peña el Remedio se viene a disfrutar

Ana Carrasco y Francisco Mingo

Va a cumplirse un año desde que Ana Carrasco y Francisco Mingo le dieron una vuelta de tuerca al Bar Peña El Remedio. De sus manos nació la renovación de un clásico de Sanse. Ana y Francisco provienen del mundo de los eventos cinematográficos. En su haber cuentan con una amplia trayectoria empresarial. Él es natural de San Sebastián de los Reyes y el cariño que siente por su pueblo, es determinante. Ella, pone alegría al negocio y junto a su marido, emprenden una nueva aventura que se afianza a buen ritmo. Ambos, nos reciben con una sonrisa, Y Ana está dispuesta a desvelarnos las mejores recetas del buen emprendedor. 

¿Cómo empieza vuestra aventura en el mundo de la restauración?

Mi marido y yo nos dedicábamos al mundo de los eventos cinematográficos. A raíz de la crisis, tuvimos que cerrar las empresas y propusimos hacer algo que nos gustara a los dos. Paco es nacido en Sanse, y aquí conocemos a todo el mundo. Surgió la oportunidad de llevar el bar Peña el Remedio, y nos gustó el local. Había que renovarlo entero y nos pusimos manos a la obra para dejarlo como el Bar que ahora veis. El lugar que a nosotros nos gusta. Tiramos el muro que dividía el salón de la barra y el espacio se llenó de luz.

¿Cuándo decides lanzarte al ruedo del emprendimiento? ¿Cuál dirías que es la cualidad que te ayuda a mantener esa vitalidad que te caracteriza?

La decisión llegó al conocer a Paco. Yo soy muy activa pero mi marido, además de inquieto, es emprendedor y creativo. Confío tanto en él que cuando me pregunta sobre algo siempre respondo “lo que tú hagas, bien hecho esta”. Es un hombre tenaz, perfeccionista y admirable. Reinventa, prueba e investiga.

¿Una cualidad? Yo diría que mi vitalidad se recarga con la pasión que siento por mi trabajo. Me gusta la gente y no le tengo miedo a nada. Como te contaba, perdimos nuestras empresas y a partir de ahí, ¿qué miedo se puede tener?

¿Se puede decir que sois unos emprendedores valientes?

En el mundo en que nos movíamos, productoras de tv y demás, los bancos lo pusieron difícil. No se podía innovar, se quedó todo aparcado y era imposible avanzar. La situación era insostenible, y cuando vimos que no podíamos pagar a los empleados, cerramos. Creo que además de valientes, hay que ser sinceros. Cuando lo intentas todo y no hay salida, se trata de no dejar tirada a la gente.

La Peña el Remedio tiene su sede en el Bar y colaboráis conjuntamente en muchas celebraciones. ¿Qué supone para vosotros este amistoso encuentro?

La peña esta activa durante todo el año y cuentan con nosotros. Tienen aquí su sede y todos participamos. Al ser una peña familiar, hay actividades y encuentros, para todas las edades. Espero que esta relación dure muchos años. Voy a intentar jubilarme aquí (risas).

Háblanos del cocinero y de la importancia que dais a los buenos guisos.

Yo diría que el 60% del protagonismo se lo lleva la cocina. A Paco le encanta cocinar y desde siempre ha guisado en casa. Descubrí que guisa mejor que yo y le tocó para siempre. Estamos contentos, los desayunos están teniendo mucho éxito, los aperitivos también tienen un público fiel y qué decirte de nuestro plato único: a mediodía disfrutamos de un buen cocido, paella, fabada o lo que considere el cocinero.

¿Cómo os organizáis laboral y familiarmente?

Este negocio es sacrificado, nuestros hijos son responsables y nos lo ponen fácil. Saben que tenemos poco tiempo pero lo disfrutamos cuando llega el momento. Es algo que siempre hemos vivido, mis padres trabajaban los dos y nunca me sentí sola. Es cuestión de disfrutar intensamente del tiempo que disponemos.

Ya son famosas vuestras tapas, los platos caseros y el flamenquito. ¿Con todo lo vivido, cual es el reto que ahora os planteáis?

Hemos pasado tanto, que queremos estar tranquilos. Quien mucho abarca, poco aprieta. En este negocio no se dispone de mucho tiempo, queremos vivir disfrutando de nuestro trabajo. Sabemos lo que queremos y eso ofrecemos. Se trata de innovar: un aperitivo nuevo, la “fiesta entre amigos” de los Domingos con el vermut y el flamenquito, la buena atención y que los clientes se sientan como en casa. Cada cliente es un amigo al que echas de menos cuando no le ves durante un tiempo. Aquí se comparten las alegrías, las penas y se disfruta.

¿Habéis empezado el nuevo año con alguna novedad? ¿Qué le pides al 2017?

Hemos estrenado la pizarra interactiva. La gente puede expresarse pintando, añadiendo frases o los eventos que se presentan en el pueblo y un sinfín de ocurrencias. Como es interactiva, los lunes la borro porque libramos los martes, y el miércoles vuelta a empezar. ¡Lo pasamos bien! Al 2017 pido quedarnos como estamos y unir fuerzas, cuantos más seamos mejor, la competencia no nos asusta, al contrario; hay trabajo para todos y hay que darle al pueblo su importancia.

¿Qué te parece la labor que desempeña Sansepasión?

Me encanta. Sansepasión hace una buena labor, promocionando San Sebastián de los Reyes. El directorio es el lugar ideal para encontrar lo que buscas. No sólo hay fotos, está la tradición del pueblo, entrevistas, noticias… Hay sentimientos y personas. A mayor promoción, más gente nos conoce.

Ana, ¿Cómo nos despedimos?

Con nuestro agradecimiento a la gente que disfruta con nosotros. Nos encanta recibirles y que se sientan como en casa. Aquí se respira simpatía y alegría todos los días. Al Bar Peña el Remedio uno viene a desinhibirse y a disfrutar. ¡Os esperamos!